El 17 de junio de 1973

Print This Post

Esta es una traducción de la Historia Der 17. Juni 1953

Autor: Dieter Wilhelm

La gran Avenida Frankfurter en Berlín te conducía en dirección este, lejos de Alexander Platz.Fue rebautizada Stalinalllee por el gobierno de la República Democrática Alemana (RDA), (formalmente llamada zona oriental) y convertida en un boulevard “al estilo ruso”. Se pagaba a los trabajadores de acuerdo a los llamados “niveles” o “normas”, que tenían que alcanzar.

Cualquiera que trabajase por encima del nivel, era bien pagado. Un día los niveles aumentaron aleatoriamente y se desencadenaron las revueltas del 17 de junio de 1953. Unos trabajadores en cólera secuestraron a un ministro en su propio coche y lo entregaron a la policía. Ulbricht, el cabeza de gobierno de entonces, tuvo que huir de su escaño en un coche blindado.

Los disturbios fueron acallados por la ocupación del ejército ruso. Por supuesto, me dirigí desde el Berlín Occidental al oriental a pesar de que mis padres me lo habían prohibido. Los rusos fueron atravesando las muchedumbres en tanques y disparando sobre las cabezas de la gente con el fin de dispersar los grupos que se habían congregado.

Verdaderamente, era una sensación tan extraña el hecho de tener a tal gigante aproximándose hacia ti, haciendo vibrar sus cadenas. Nunca se me pasó por la cabeza lanzar piedras como hacían los demás. Por el contrario, proclamamos frases de libertad contra las tropas fronterizas de Alemania Oriental. Cuando alguien se atrevía a avanzar en primer lugar, le disparaban. Yo corrí velozmente al menos un kilómetro para regresar a casa. Mi hermano Gerry admitió que ese día también había estado en la frontera. Algunas semanas más tarde todo se calmó. Lo cierto es que habían retirado los niveles, pero los cabecillas habían sido arrestados. Desde entonces, todo se concentró en los edificios contiguos al Muro de Berlín. Especialmente debido a que cada semana 2000 refugiados venían desde Berlín Occidental y dejaban capital de la RDA, como pasaría a llamarse más tarde.

Los rusos, u otros receptores de las órdenes de la RDA, continuamente intentaban crear disturbios de cualquier tipo. Especialmente después del bloqueo de 1949 que resultó un fracaso debido al despliegue del “Bombardero Rosinen”, los aviones aliados que abastecían Berlín desde hacía un año desde el aire. No fui consciente de este bloqueo en la época que viví en Eichwalde.. Por ejemplo, el estudio actual de la emisora SFB situado en la Torre de Radio de Berlín, fue tomado por los rusos después de la guerra y aunque estaba en el Berlín Occidental se utilizó cuando el Berlín Oriental fue entregado a las fuerzas aliadas. Después de que el responsable inglés de ese sector hiciese todo intento de mediación en vano, pusieron rollos enormes de alambre alrededor del estudio de la emisora. A todo el mundo se le permitió salir, pero nadie podía regresar de nuevo. Pero nadie consiguió salir fuera.

Los rusos permanecían en las ventanas y observaban a las fuerzas de seguridad inglesas, quienes sucesivamente observaban a los rusos, pero aparte de eso, no sucedió nada más. Los berlineses llegaron en masa a observar a ambos bandos. Dos semanas después los rusos se retiraron. Nosotros de todas formas preferíamos escuchar la RIAS, la emisión radiofónica del sector americano, que estaba patrocinada por los americanos y emitía música más alegre. El objetivo del los Alemanes Comunistas del Este era suburbanizar el Berlín Oriental y por ello no dejaron una piedra sin remover. Con el fin de detener el flujo de refugiados, todo el equipaje se revisaba en los trenes urbanos en las inmediaciones de las estaciones. Una vez, los pasajeros enfurecidos retuvieron a un policía nacional cuando su tren se estaba aproximando.

Cuando llegaron a la primera parada el policía había recibido una verdadera paliza y lo entregaron entonces a la policía, que le envió de vuelta. A partir de entonces, todos los policías nacionales se tenían que colocar delante del tren con la mano levantada en cada registro y sólo entonces se daba la orden al tren de continuar su viaje. Cuando íbamos a la Alemania Occidental siempre teníamos una sensación extraña al atravesar la zona oriental hacía el Berlín Oriental y un alivio al cruzar la frontera. Las inspecciones eran meticulosas. Tenías que salir del vagón y dejar tu pasaporte el cual te era devuelto en un mostrador diferente tras un tiempo considerable de espera.

Después revisaban exhaustivamente el vagón. Llevaban un enorme espejo de chapa debajo del vagón e inspeccionaban el depósito para ver si se había convertido en un escondite. Utilizaban perros rastreadores entrenados para localizar a personas dentro de los camiones. Lo peor de todo era la sensación de estar a su merced, sintiendo vulnerados tus derechos. En el momento de la construcción del Muro de Berlín, hacía tiempo que ya no vivía en la ciudad pero a menudo tenía que ir allí por cuestiones de negocios.

Dos acontecimientos particularmente se grabaron en mi memoria: Una vez, vi a una pareja recién casada, ella con un vestido de novia blanco y él con un esmoquin justo al lado del territorio del Muro de Berlín, saludando con la mano a sus padres, que les respondían a tan sólo 100 metros de distancia al otro lado de la frontera en Berlín Oriental. Después de la construcción del Muro no fue posible para los berlineses del este y del oeste cruzar al otro lado. La novia lloraba amargamente en el que debería de ser el día más feliz de su vida. Nunca podré olvidar la visión que mostraba la absoluta brutalidad del régimen. Posteriormente, he tenido que ir a Berlín Oriental por cuestión de negocios. Una vez, compré una piña y se la dí al anciano portero del centro comercial que tuve que visitar.El me lo agradeció prologadamente y me explicó que quería compartirla con sus nietos que nunca antes habían visto nada parecido. Entonces tuve que comprar la piña en oferta en la zona oeste, ¡a tan sólo 4 kilómetros de distancia!

Related posts


You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Posted in Spanish, Traducciones de otros idiomas |

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 4 out of 5)
Loading ... Loading ...

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.